Estrategia y prospectiva: Disciplinas de futuro

Para generar estrategias competitivas, las empresas necesitan replantearse cómo diseñan y ejecutan su estrategia. El último proyecto de investigación desarrollado por B+I Strategy, nos ha permitido extraer cinco rasgos que deben caracterizar los procesos de diseño y desarrollo de estrategias de organizaciones que han tenido éxito.

Dichos rasgos se basan en la combinación de elementos aparentemente opuestos:

  1. Pensamiento estratégico permanente y reflexión estructurada y periódica;
  2. Metodología estándar y adaptación a cada empresa;
  3. Creatividad y lógica;
  4. Participación y rapidez;
  5. Consideración de distintos horizontes temporales.

En este artículo incidimos en el elemento temporal. La estrategia debe considerar distintos “tiempos”, dando respuesta a cuestiones críticas a corto, medio y largo plazo. Las empresas capaces de configurar sus estrategias teniendo en cuenta dichos horizontes descubrirán oportunidades y riesgos que sus competidores no aciertan a comprender. 

En el medio y largo plazo, aparece ante nosotros la prospectiva, disciplina de creciente interés para empresas y gobiernos, encargada de estudiar el futuro (a partir de tendencias y sucesos probables) para comprenderlo (“cómo” pasarán las cosas y, sobre todo, “por qué”) y poder influir en él (trabajando para evitar lo negativo y para asegurar lo positivo), aspecto en el que enlaza directamente con la estrategia.

En mi opinión, existe gran complementariedad entre la prospectiva y la estrategia. En primer lugar, la prospectiva aporta su capacidad para identificar hipótesis y  alternativas de futuro (o futuros) y nos ayuda a detectar qué retos y oportunidades podemos encontrar en nuestro camino; a partir de ahí, la estrategia nos permite analizar y determinar cómo actuar de la forma más conveniente antes dichos futuros. Ambas generan en el directivo actitudes asimismo complementarias: mientras la prospectiva puede tener un cierto efecto euforizante al pensar que todo es posible, la estrategia nos obliga, desde el convencimiento de que nuestras capacidades son limitadas, a seleccionar y priorizar de forma más realista. 

Reforzando nuestra apuesta por el conocimiento y la búsqueda de nuevos servicios de valor como pilares de una consultoría estratégica diferencial, en B+I Strategy estamos desarrollando servicios personalizados de prospectiva para empresas y gobiernos, con enfoque sectorial y geográfico, como base fundamental para el diseño y desarrollo de estrategias y modelos de negocio competitivos. 

Porque nos preocupan cuestiones relevantes del tipo: ¿Cómo será nuestra ciudadanía dentro de 20 años? ¿Qué factores impactarán en su vida diaria? ¿Cómo evolucionarán la demanda y la oferta de servicios públicos?

¿Qué comportamientos debemos esperar en nuestros clientes? ¿Cómo se prevé que evolucionen los mercados de nuestros principales productos en cada geografía? ¿Qué nuevos productos aparecerán en el mercado? ¿Cómo evolucionarán las tecnologías específicas de nuestro sector?

Nuestro trabajo con The Copenhaguen Institute for Futures Studies y el centro de investigación tecnológica VTT de Finlandia, nos está permitiendo trabajar con metodologías cuantitativas y cualitativas como el análisis e interpretación de tendencias, microtendencias y nuevos modelos de negocio o el análisis de la evolución prevista de tecnologías sectoriales.

Herramientas, en definitiva, útiles para ayudar a organizaciones públicas y privadas a estudiar, comprender e influir en el futuro, sumando capacidades de prospectiva y estrategia.

Oscar Valdivielso

Leer curriculum en este enlace

Read Oscar´s CV here

Medios