¿Messi o Cristiano? Una opción que se da en las empresas

Si intentamos abstraernos de nuestras preferencias futbolísticas por un momento y desapasionadamente (cosa harto difícil de lograr en el ser humano) analizamos a ambos jugadores en el marco de un proceso de selección de profesionales para nuestra empresa, podríamos sacar algunas conclusiones relevantes.

Cristiano representa el esfuerzo personal llevado al extremo, una preparación implacable para cumplir con las exigencias del puesto, aporta una creatividad y una orientación a la tarea encomiables, mantiene permanentemente en jaque a los competidores, posee una orientación al logro infinita y le gusta acaparar los “focos” de atención permanentemente.

Encontraríamos que tiene un ego desmedido que dificulta la relación con sus compañeros y los agentes con los que se relaciona, prefiere los trabajos individuales a los colectivos, provoca una atracción de los medios de producción para hacer más notoria su prevalencia, vive un mundo particular que – a veces – no casa con el bienestar colectivo.

Por otro lado, Messi nos comunicaría – parco en palabras – un conocimiento integral de las variantes del modelo de negocio, tiene las competencias esenciales para ser un líder nato en el terreno, tiene un sentido del logro colectivo que supera ampliamente el bienestar individual, hace que sus compañeros de trabajo sean mejores (potencia sus virtudes y capacidades), es generoso en el esfuerzo colectivo y reservado en las tareas de artificio.

En muchas organizaciones, en los procesos de selección, Cristiano superaría ampliamente a Messi. La explosividad, la agresividad, el afán de logro personal, la ambición sin límites, etc. son elementos claves en la configuración de equipos en las empresas.

Si yo pudiese elegir me decantaría por Messi sin dudar: partiendo de unas cualidades técnicas innegables, es un ferviente partidario de lo colectivo sobre lo individual, hace mejores a los que trabajan con él, tiene el protagonismo justo que le da su categoría y jerarquía, transmite capacidad de relación con otros agentes del entorno, transmite cercanía a los clientes.

Un comunidad de personas como es la empresa, requiere de profesionales con sentido colectivo, espíritu de cooperación, potenciación de los miembros, respeto por los competidores y agentes relacionados, etc. A los que creemos en estos valores, nos encanta ver jugar a Messi.

Sabin Azua

Leer el curriculum en este enlace

Read Sabin´s CV here

Medios