Creando valor compartido empresa-sociedad

En B+I Strategy tenemos la costumbre de realizar una jornada de asueto para toda la plantilla en verano para celebrar el trabajo del año y comenzar a preparar las vacaciones de verano. Aprovechamos este día para visitar una empresa de nuestro entorno para conocer su estrategia y poder visitar sus instalaciones, completamos la agenda con una prolongada comida de relax y convivencia.

Este año – como ocurre habitualmente - hemos elegido bien (el restaurante lo obviaré) ya que hemos tenido el placer y la suerte de visitar Gureak Industrial en Tolosa. Hemos hecho un repaso por la singular y exitosa experiencia del Grupo, hemos conocido de primera mano una cuidada y bien estructurada estrategia de la división industrial, y hemos podido maravillarnos de la enorme labor social que despliega el Grupo para promover la inserción laboral de personas con diferentes tipos de discapacidad, etc.

He de confesar que sentí una enorme satisfacción al volver a constatar la importancia de esta aportación por la calidad de su apuesta empresarial centrada en la necesidad de competir abiertamente en mercados internacionales muy exigentes, como el de la automoción. Lo único que lamento es el escaso tiempo que nos quedó para conversar con las y los trabajadores en las líneas de montaje, verdaderos protagonistas del proceso.

Las cifras son sorprendentes. El Grupo Gureak tiene hoy una plantilla entorno a las 5.200 personas lo que supone el 1,5% del empleo total de Gipuzkoa. El 84% tiene la condición de discapacidad, venden por encima de los 200 millones de euros, con cerca del 90% fuera del territorio de Gipuzkoa en su división Industrial y, lideran tecnología y procesos de vanguardia.

Me gustaría compartir con los lectores una reflexión sobre las enseñanzas de Gureak para las empresas convencionales que considero de utilidad. En primer lugar, hoy que tanto se habla del shared value (creación de valor para la sociedad resolviendo problemáticas sociales) es difícil encontrar mejor ejemplo.

Una actividad empresarial que dignifica la vida de las personas con discapacidad mediante la generación de empleos dignos que facilita la inclusión social. ¡Cuántas empresas buscan su compromiso con la sociedad más allá de su labor puramente empresarial, y no lo encuentran!

Gureak Industrial ha evolucionado desde los talleres de montaje (lo que les situaba en el pasado en la mera subcontratación de procesos repetitivos por las empresas clientes) a la generación de una estrategia que apuesta por la comercialización de productos que incorporan tecnologías convergentes para los diferentes clientes y sectores específicos en un proceso de inversión permanente, para después producir estaciones de trabajo en las líneas de producción adaptadas a las necesidades de las personas con discapacidad.

Creo que el éxito de esta aventura empresarial se sustenta en la generación de modelos de negocio competitivos, fuertemente adaptados a las exigencias del mercado, con una aportación tecnológica importante, una permanente revisión y adaptación de procesos productivos, una red de colaboraciones que aportan valor a la estrategia empresarial y, una innovación y mejora continua de todas las facetas del negocio.

La lección más destacable en la gestión de Gureak que puede servirnos de ejemplo a los profesionales del mundo empresarial, desde mi modesto punto de vista, es la gestión individualizada de las personas. A través de Gureak Itinerary se acompaña a la persona con discapacidad a lo largo de todo su recorrido profesional en un seguimiento sin parangón en nuestras empresas.

Cada individuo tiene una orientación profesional y personal específica. Se define un itinerario en función de las capacidades y deseos de cada una de las personas, se adapta el puesto de trabajo, se monitoriza su desarrollo (tanto profesional como personal), se conecta con todos los profesionales que pueden/tienen que apoyar al individuo (familia, médicos, psicólogos, etc.), generando mecanismos de participación activa en actividades hasta hoy destinadas a otros colectivos de personas. Se produce un verdadero empoderamiento (en la medida de lo posible) de la persona para desarrollarse personal y profesionalmente.

¿No hemos clamado siempre por la generación de empresas basadas en las personas? ¿No hemos dicho que las personas son el activo fundamental de la organización? ¿Cuántos hemos articulado realmente procesos de gestión donde el énfasis recae en el desarrollo profesional y personal de los trabajadores?

No comparto las críticas que a veces se hacen desde algunos colectivos sociales y sindicales a la gestión de las personas en los centros de Gureak y de otros miembros de Ehlabe, ésas que hablan de explotación de las personas con discapacidad en este entorno laboral. A través de su gestión dignifican la vida de las personas mediante la inserción en el mercado laboral y contribuyen a una vivencia social más normalizada. Realizan el acompañamiento en el desarrollo de la persona a lo largo de su itinerario profesional de forma individualizada, trabajan en entornos laborales dignos y estructurados para favorecer su bienestar y, en contraprestación a su trabajo, reciben una remuneración competitiva. 

No puedo terminar este artículo sin hacer mención y trasladar mi admiración por las y los profesionales responsables de este proyecto empresarial y por las personas que se involucran en su desarrollo. Es un lujo constatar la pasión y compromiso desplegado con la mejora competitiva de la empresa en el proceloso mundo de la competencia internacional de la mayoría de los negocios en que desarrolla su actividad, la profunda vocación de apoyar el desarrollo profesional y personal de las personas con discapacidad, la contribución a hacer de nuestro país un territorio más solidario y generador de oportunidades para todas las personas.

Puede seguir el artículo en El Economista.

 

 

 

Sabin Azua

Leer el curriculum en este enlace

Read Sabin´s CV here

Medios