¿Cómo será la nueva industria agroalimentaria vasca?

Dice la sabiduría popular que, en gran medida, somos lo que comemos. Euskadi, más allá de los tópicos, es reconocida por la calidad de nuestras mesas, y aunque menos conocida, nuestra industria agroalimentaria es un pilar fundamental de desarrollo económico.

En los últimos años, la industria agroalimentaria vasca ha tenido un crecimiento positivo respecto al conjunto de la industria, y aporta el 7% del valor industrial y el 11% de las empresas. Es un sector atomizado, con tan sólo el 1% de las empresas con más de 100 trabajadores. Nuestros grandes valores son la calidad y en el reconocimiento del consumidor vasco. ¿Son suficientes estos pilares para que el sector siga siendo competitivo? Los profesionales coinciden al destacar tres grandes retos: conocer mejor al consumidor; innovar en productos, procesos y modelos de negocio, y abrirse para explorar nuevos mercados y canales de comercialización. 

¿Cómo somos los consumidores? Parece ser que altamente irreflexivos. Cerca del 90% de nuestras decisiones de compra no son conscientes, y según los descubrimientos del neuromarketing, respondemos a impulsos generados por las emociones, los sentidos (y no exclusivamente la vista), los recuerdos, la imitación o la mera superstición. Algunas investigaciones han demostrado que necesitamos apenas 2,5 segundos para tomar una decisión de compra. ¿Cuánto tiempo dedican nuestras empresas a comprender los deseos y anhelos subconscientes de sus clientes?

¿Qué consumimos? Cada día que pasa la oferta de productos de alimentación es más amplia, variada e innovadora. La competencia, por lo tanto, más dura. El 52% de las marcas y el 80% de todos los nuevos productos que llegan al mercado, fracasan en los primeros tres meses. Nuestras empresas, desde el sector primario a la industria agroalimentaria, tratan de apoyarse en atributos de calidad, autenticidad, origen, naturalidad o salud a la hora de presentar su oferta. Pero no es suficiente. El reto consiste en la búsqueda sistemática de oportunidades para incorporar más valor al producto a través de la personalización, la especialización en segmentos concretos o la actualización permanentemente de modelos y lógicas de negocio cada vez más innovadoras. 

Y por último, ¿dónde están nuestros consumidores? El cambio de paradigma para la gran mayoría de nuestras PYME agroalimentarias reside en la comercialización internacional: explorar nuevos mercados, adaptar la oferta a sus requerimientos e incorporar nuevos canales de comercialización. La venta a través de internet ha modificado sustancialmente muchos modelos de negocio, y también el agroalimentario. Es una vía de desarrollo crítica, como lo demuestra el hecho de que en EEUU hoy ya se venden más alimentos vía on line que en tiendas físicas. 

Es tiempo de sembrar para alumbrar una industria agroalimentaria competitiva y capaz. Nuestro saber y nuestro sabor.

 

Oscar Valdivielso

Leer curriculum en este enlace

Read Oscar´s CV here

Medios