BioFuturo apasionante

¿Qué porvenir espera a las biociencias? Desde hace años el futuro es siempre más prometedor que el presente. El sector, a nivel mundial, ha experimentado cuotas de crecimiento continuas desafiando a la crisis económica.

En el ámbito de la salud se han producido evoluciones que en su conjunto se acercan a la revolución: productos más eficientes y focalizados, combinación de diagnóstico y terapia, el imparable crecimiento de genéricos, nuevos modelos de negocio en torno a la biotecnología que han conmocionado los cimientos de la industria, sin duda han generado un sector fortalecido.

Las tecnologías sanitarias progresan a ritmo exponencial en un marco crecientemente complejo. Nuevos dispositivos, equipos de diagnóstico y tecnologías médicas no imaginadas hace 15 años ya son una realidad, soluciones tecnológicas de bajo coste diseñadas para economías emergentes irrumpen en todo el mundo, la medicina personalizada será una realidad cotidiana a medio plazo, la transformación de medios de atención al paciente están generando oportunidades hasta ahora desconocidas. 

El crecimiento de compañías farmacéuticas, en una consolidación del sector parece no tener fin, y la ampliación de las actividades tradicionales hacia las más tecnológicas anticipa cambios aún más profundos en el sector.

Pero dónde posiblemente se están concentrando las mayores expectativas, quizás por novedoso, es en el campo de la biotecnología industrial. Impulsado no sólo por la presión por favorecer la sostenibilidad, sino también por el interés en disponer de mayores recursos, obtener mejores o nuevas propiedades en los productos o avanzar hacia procesos de fabricación más estables y eficientes. La incorporación de materiales de origen biológico en el mundo de la fabricación revolucionará los materiales y procesos de la industria.

Los productos creados a través de biología sintética, los químicos renovables, la aplicación en fabricación 3D, la combinación de nanotecnología con biotecnología, las posibilidades del incremento de capacidad de computación para la aplicación de modelos de la naturaleza al mundo del manufacturing, suponen un mundo de nuevas oportunidades para un sector como el de las biociencias que se reinventa de forma permanente.

Los medios y capacidades tecnológicas están presentes, el mayor reto está en  acercar su aplicación a las empresas para solventar sus problemas de hoy y anticipar el futuro seleccionando los nichos en los que exista mayor capacidad para competir en un entorno dominado por grandes y voraces contendientes.

¿Qué camino recorrerán las biociencias en el País Vasco? Cualquiera que sea, seguro que fascinante.

 

 

Manu Vizán

Leer curriculum en este enlace

Read Manu´s CV here

Medios