¿Cómo competir en 2018? Reflexiones para nuestras empresas

2018 será ya el quinto año consecutivo de crecimiento de nuestra economía. La recuperación es una realidad, aunque no exenta de excepciones, como son la delicada situación de empresas cercanas o las dificultades reales de nuestras pymes. Con todo, podemos dar por superada la recesión. Un nuevo escenario emerge y es momento de hacernos las preguntas relevantes para entender los retos en el avance competitivo de empresas, gobiernos y sociedades. 

  • A nivel global, el panorama geopolítico ya era inquietante con la llegada del trumpismo, las elecciones en países como Francia y Alemania, y el auge de los populismos. El balance hasta la fecha puede resultar mejor de lo esperado, pero aún existen incertidumbres políticas a nivel local, continental y global. ¿Serán las empresas capaces de aislarse de este “ruido ambiental” en su internacionalización? 
  • En este entorno cambiante, mejoran algunos mercados relevantes para la industria vasca, especialmente para la automoción y la energía, mientras otros emergentes se ralentizan. ¿Dónde nos jugamos el futuro? ¿Cómo acertar en nuestra estrategia de (re)posicionamiento internacional de mercados, cadenas de valor, etc.? 
  • La paulatina desaparición de fronteras, ya entre países, ya entre mercados o sectores, y la globalización están provocando un aumento de la competencia. Las empresas se enfrentan a competidores europeos con alto nivel tecnológico y a empresas de países emergentes. ¿Cómo comprender un entorno cada vez más difuso y complejo? ¿Cómo adaptar nuestra estrategia de forma ágil y coherente?
  • La dependencia de sectores maduros con síntomas de agotamiento nos obliga a plantear estrategias de diversificación que aceleren el relevo paulatino de dichos sectores, y estrategias de innovación que incluyan nuevos modelos de negocio. ¿Cómo transitar ágilmente entre negocios que están en ciclos distintos? ¿Qué nuevos modelos de negocio podemos incorporar?
  • El tamaño es una variable crítica para competir en ciertos sectores, lo que empuja a la empresa a alianzas industriales, comerciales o tecnológicas difíciles de gestionar. Además, sigue el goteo de compras de empresas vascas por agentes extranjeros, que plantean la deslocalización de centros de decisión y producción. ¿Cómo y con quién colaborar para competir? ¿Cómo hacerlo desde las limitaciones del tamaño, en sectores maduros, etc.?
  • Resulta difícil encontrar perfiles especializados en ciertos sectores. Sin olvidar el necesario aprendizaje de nuevas habilidades y competencias digitales, debemos entender la creciente movilidad profesional o la necesidad de definir proyectos atractivos que ayuden a captar  y retener personas cualificadas y comprometidas. ¿Cómo se adapta nuestro sistema educativo a esta realidad? ¿Cómo lograr que empresa y universidad hablen un lenguaje común? ¿Cómo construir proyectos atractivos para las personas?
  • El fortalecimiento de la empresa vasca pasa por su desarrollo tecnológico, como base para añadir valor a la oferta de productos y servicios, desde la aplicación industrial de nuevas tecnologías 4.0 hasta la incorporación de tecnologías de digitalización, IoT o big data. ¿Cómo adaptar los modelos de negocio? ¿Cómo generar nueva actividad a partir de las oportunidades que crea la tecnología? 

Éstas son algunas preguntas relevantes sobre las que os invitamos a pensar. Son fruto de la observación y de nuestra experiencia y contacto con empresas vascas. No hay respuestas únicas, porque el futuro no está escrito. Eso corresponde a cada empresa. 

Puede seguir el artículo en Estrategia Empresarial

 

Oscar Valdivielso

Leer curriculum en este enlace

Read Oscar´s CV here

Media