Desafío de una empresa uruguaya en tiempos de cambio

Desafío de una empresa uruguaya en tiempos de cambio

Una empresa aceitera de tamaño mediano, uruguaya, familiar e industrial con más de 85 años en el mercado. Una doble visión: ser protagonistas sostenibles y activos en un mercado globalizado, apostando por una Especialización Inteligente y Competitiva; y al mismo tiempo, ayudar a generar condiciones competitivas que permitan a Uruguay ser actor de referencia en una de las cadenas de valor agro-industrial más importante de los próximos 50 años.

Uruguay es un pequeño país de América del Sur de 3.450.000 habitantes, que linda con Argentina y Brasil. Forma parte del MERCOSUR, uno de los bloques económicos más importantes de la región. 

COUSA, empresa aceitera de tamaño mediano, uruguaya, con más de 85 años en el mercado, es una empresa familiar de capitales enteramente nacionales, donde la vocación industrial estuvo siempre presente y continúa hoy, conducida ahora por su segunda generación empresarial. 

Desde sus inicios se debió enfrentar a una relación Mercado-Producto, caracterizada, por un lado, por la propia ubicación de la industria en un país pequeño en materia de demanda y con frontera agrícola en materia de oferta; y por otro, por el hecho de que sus productos principales, aceites comestibles y harinas, son altamente commoditizados. Es esta línea de base, de restricción, la que se buscó transformar, y el desafío de innovar ha sido una constante para el crecimiento y mejora competitiva de la empresa. 

El sector y su entorno 

La importancia de la Región Sur (Argentina, Brasil, Bolivia, Paraguay y Uruguay) en el sector oleaginoso ha venido aumentando en forma constante en los últimos años, hasta llegar a desplazar a EEUU como productor y exportador de semillas y sus productos.

Es el mayor bloque productor de soja del mundo, con el 52% de la producción mundial, y es además el principal bloque exportador, ya que participa con el 60% del comercio mundial de granos de soja, el 61% del comercio de aceite y el 71% del comercio de harinas. Dentro de la región, se observa la preponderancia de Brasil y Argentina con significancias diferentes: Brasil es el principal exportador de granos, mientras que Argentina lo es de aceite y harina.

En materia de políticas industriales, también hay significativas diferencias en la región. En Argentina, Brasil y Bolivia se observa una marcada y fuerte presencia de políticas activas de corte sectorial, y Uruguay, en cambio, no muestra baterías de políticas relacionadas con el fomento del sector oleaginoso como un todo; las políticas específicas de promoción están más bien centradas en aquellas de corte horizontal. 

En materia industrial, podemos distinguir en los últimos años tres períodos:

  • Hasta 1991 existía una batería industrial formada por seis plantas aceiteras que procesaban y producían aceite para el mercado interno.
  • Desde 1991 al 2000, periodo marcado por un fuerte desmantelamiento industrial, relacionado con una fuerte apertura del mercado. El país aumenta su corriente exportadora de oleaginosas en estado natural, a la vez que disminuye su capacidad instalada de procesamiento y valor agregado, acompasado por un acelerado proceso de importación de aceite embotellado destinado al consumo interno.
  • Desde el 2000 hasta la actualidad, que comprende dos etapas diferentes:  
    • Del 2000 al 2005, donde la única planta que subsiste, COUSA, trabaja con una fuerte capacidad ociosa. Para contrarrestar esta situación, se buscan alianzas externas, dado el nivel tecnológico competitivo internacional que presentaba y presenta su infraestructura industrial y sus recursos humanos. Esta orientación se materializa en una serie de alianzas que le posibilitaron continuar en el mercado.
    • Una segunda etapa, desde el 2005 hasta la fecha, donde en un mercado altamente globalizado se buscan nuevas alternativas de diferenciación, con protagonismo de la innovación y la especialización. 

El ADN de COUSA: Tecnología e Innovación. El camino recorrido

La larga trayectoria y permanencia en el mercado ha permitido a COUSA desarrollar lazos de confianza y fidelidad con productores, acopiadores, intermediarios y demás operadores del mercado de granos, y a la vez, mantener un elevado nivel de compromiso con el país, con la comunidad y con la preservación del medio ambiente, gracias a una permanente política de reinversión en proyectos industriales, tecnológicos y comerciales, que posibilitaron su desarrollo sustentable.

En ese camino recorrido se fueron poniendo metas sobre las que se fue construyendo y alcanzando distintos posicionamientos competitivos acompasados y compatibles con la evolución del entorno donde se inserta la empresa. (El camino recorrido Figura 1)

FIGURA 1

Fuente: COUSA

Conformar un Complejo Industrial Oleaginoso Sostenible y obtener una Plataforma Industrial Competitiva, en un mercado globalizado y cambiante dentro de un sector industrial maduro, con un mercado interno abierto y compitiendo con grandes cadenas internacionales, fue un proceso difícil y requirió importantes esfuerzos. 

Partiendo de las competencias básicas, de lo que se sabía hacer junto al reconocimiento del mercado de su posición y trayectoria, COUSA apostó por la diferenciación, la innovación permanente en productos y procesos, incorporando nuevos productos, como son son mayonesa y aceites especiales, capacitación de los recursos humanos e incorporación continua de tecnología. A su vez, completando los pilares que han sostenido el desarrollo realizado, optó por buscar alianzas, interacción de capacidades y objetivos con otros agentes vinculados, lo que ha posibilitado concretar de forma más rápida muchos de sus logros del hoy. Esos son y han sido sus principales pilares. (Plan Director. Figura 2).

 

FIGURA 2

 

Fuente: COUSA

 

Del primer gran esfuerzo en materia de inversión, diferenciación, innovación y capacitación en la búsqueda de la permanencia en el mercado, se obtuvieron capacidades industriales y un suelo industrial para los que se visualizó un nuevo mercado: el de servicios industriales; son servicios basados principalmente en procesos industriales competitivos y mano de obra capacitada.

Ejemplo de ello es la alianza que se consolida con la empresa sueco-danesa AarhusKarlshamn (AAK), compañía multinacional de primera línea, para la producción de grasas vegetales, y la alianza con ALUR, empresa pública de derecho privado uruguaya especializada en biocombustibles, para producir NSS (es aceite Neutro Secado) destinado al abastecimiento de la planta de Biodiesel de dicha empresa. 

Estas alianzas han creado, en el primer caso una fuerte corriente exportadora de productos con alto valor agregado, y en el segundo, una mejora de la matriz energética nacional.

Todo lo cual le ha permitido a la empresa generar tres tipos de posiciones de mercado, en muchos casos, con altos niveles de interacción: en Suelo Industrial, en la Venta de Servicios y en la Venta de Productos. (Situación hoy: Figura 3).

 

FIGURA 3 

 

Y así es que se llega al día de hoy, con la decisión de iniciar un nuevo recorrido, esta vez a través de una alianza con la Academia, Polo Tecnológico de Pando. Es un camino no exento de desafío, con la innovación como instrumento principal y protagonista. 

La industria oleaginosa enfrenta su periodo de madurez, donde los costos de procesamiento están ligados a fuertes niveles de escala; con todo, la envergadura del sector como el gran proveedor de alimentos, energía y otros derivados como farmaquímicos, requiere de plataformas productivas agroindustriales especializadas y asociadas a menores escalas, que posibilitan generar diferenciaciones hacia adelante de la cadena sectorial, e implican además fuertes procesos de innovación y gestión tecnológica. 

Se comparte, además, que los procesos de desarrollo se miran como procesos de diversificación y construcción de capacidades. Los países que van adquiriendo nuevas habilidades y mejoras en la productividad y eficiencia son los países que muestran mejores tasas de crecimiento.

El aumento en la complejidad económica y la construcción de nuevas capacidades están en directa relación con el crecimiento en los niveles de conocimiento que muestran las organizaciones. Por lo cual, a mayores dosis de incorporación de conocimiento, de estímulo al desarrollo de actividades, productos y procesos innovadores, junto a la capacitación e interacción con redes de actores y mercados, mejores niveles de desarrollo y posiciones competitivas muestran las empresas y organizaciones. 

Consecuente con este enfoque, se ha instalado en el suelo industrial de COUSA un Centro de Innovación y Gestión de Tecnología Aplicada de la Industria Oleaginosa, de carácter privado, denominado SEPÉ (sabiduría en dialecto indígena charrúa). Su objetivo es generar, facilitar y apoyar estas propuestas orientadas s hacia la creación de nuevos productos y servicios de alto valor agregado. 

Para ello se ha contado con la participación del Banco de la Corporación de Andina de Fomento, que ha apoyado el proceso de fortalecimiento institucional del Centro, canalizando la colaboración de IK4 y B+I Strategy para acompañar los procesos de planificación estratégica, gobernanza y organización institucional del Centro. 

COUSA se plantea aportar al proceso de generar mejores condiciones competitivas sostenibles para la cadena oleaginosa en el país, y a la vez, facilitar y colaborar en innovaciones que permitan a Uruguay y al propio Complejo Agro-Industrial ser actores de referencia regional en una de las cadenas de valor agro-industrial más importante de los próximos 50 años.

Se aspira así cumplir un rol genuino: ser protagonistas sostenibles y activos en un mercado globalizado, apostando por una Especialización Inteligente y Competitiva. 

 

Escrito por Primavera Garbarino, Socia Directora de Integran Consulting. 

 

*Publicado en Estrategia #000007

 

Medios